martes, 18 de febrero de 2014

La salud y la Luna

Cuando hay alguna intervención quirúrgica, conocer la posición de la Luna resultará una herramienta muy importante. Este conocimiento nos limita a las intervenciones que sólo podamos programar. Mientras podamos elegir la fecha, podremos escoger un momento para favorecer nuestra recuperación física y anímica, además de prevenir hemorragias.
Cuando la Luna está en el signo que rige la parte del cuerpo a ser intervenida, la vuelve más vulnerable por lo que no es recomendable pedirle de más a esta parte del cuerpo. Por ejemplo, si se necesita una operación de ojos, habrá que evitar que la luna esté en el signo de Aries durante la operación.
A continuación les presento una tabla en la que observamos los signos que rigen cada parte del cuerpo.



ARIES: Cabeza, cerebro, ojos, nariz, transfusiones, cara.
TAURO: Laringe, faringe, tiroides, amígdalas, maxilares, orejas, cuerdas vocales, lengua.
GÉMINIS: Hombros, brazos, manos, pulmones, costillas superiores, inyecciones intravenosas, timo, sistema nervioso.
CÁNCER: Pechos, estómago, útero.
LEO: Corazón, espalda, arterias, bazo, sistema cardiovascular.
VIRGO: Órganos del aparato digestivo, páncreas, vesícula, hernias, apéndice.
LIBRA: Riñones, apéndice, glándulas endocrinas, nalgas, piel, zona lumbar, glándulas suprarrenales, venas.
ESCORPIÓN: Órganos sexuales, colon, vejiga, uretra, genitales, intestino grueso, nariz, pelvis, recto, adenoides.
SAGITARIO: Caderas, muslos, arterias y la sangre en general, hígado, fémur, región sacra, pelvis y nervio ciático.
CAPRICORNIO: Dientes, huesos, rodillas, ligamentos, esqueleto en general, cabello y piel.
ACUARIO: Talones, tobillos, pantorrillas, venas varicosas, circulación de la sangre, sistema nervioso.
PISCIS: Pies, sistema linfático, glándulas lagrimales.