miércoles, 20 de febrero de 2013

El Sol Natal




EL SOL NATAL


Cuando hablamos de que somos tal o cual signo, nos estamos refiriendo en realidad al signo en que estaba el Sol en el momento de nuestro nacimiento. Los demás planetas también tienen un lugar dentro de nuestra carta natal y pueden o no coincidir con nuestro signo solar.
El Sol es el centro del Universo, así como de nuestra carta natal. Representa el estado de vigilia, de conciencia y conocimiento. Nos señala una dirección, un camino a seguir. 
Nos movemos en dirección al Sol, éste representa una posibilidad en el futuro, siempre está adelante de nosotros.
Cuando somos jóvenes tenemos la tendencia de buscar fuera de nosotros mismos las "características solares". Tradicionalmente la primera persona que vemos como modelo para identificar a nuestro Sol natal, es nuestro padre y a lo largo de nuestro crecimiento serán todas las personas que admiramos como modelos o roles a seguir: padre, maestros, personajes famosos o de ficción.
Tarde o temprano, interiorizamos al Sol, al encontrar héroes afuera, estamos encontrando pistas de qué clases de héroes somos nosotros.
El Sol, por signo, casa, aspecto, nos hablará de qué clase de autoridad somos y nos dará claridad sobre el área en la que vinimos a brillar en este mundo.
Podemos definir al Sol como nuestras aspiraciones.  
Los problemas solares comienzan con la figura paterna, es el modelo de autoridad más cercano con el que contamos. Siempre habrá una edad en la que pelamos con la figura paterna y comenzamos a reconocer la autoridad dentro de nosotros mismos, si esto no sucede, nuestro padre seguirá siendo nuestro ejemplo a seguir.
Howard Sasportas en el libro Los Luminares opina que el signo del Sol en nuestra carta mostrará el camino que es preciso tomar para cultivar un Yo y un sentimiento de individualidad sanos. Si desarrollamos las características positivas y constructivas de nuestro signo solar, nos sentimos más completos y realizados. La casa en la que se encuentra el Sol representará un área de la vida en la que necesitamos alcanzar logros y distinguirnos de alguna manera, sobresalir o sentirnos especiales. La casa del Sol podría dar pistas sobre nuestra vocación o profesión.